martes, 23 de junio de 2015

El miedo a hablar sobre la violencia

Voy a escribir específicamente sobre lo difícil que se nos hace, en general, hablar sobre violencia entre familia, amistades y conocidos. No es sobre las denuncias de violencia (ese otro tema muy importante que ya tocaré en otra ocasión) ni sobre conferencias o campañas sobre el asunto. Hablo de lo cotidiano.

Tod@s tenemos, por desgracia, algún familiar, amistad o conocid@ que sufre violencia, de parte de su novi@, de su espos@, o de alguien más. Una vez que conocemos las características de una relación de violencia, difícilmente no notemos cuando alguien está sumido en este problema: "Tengo que pedir permiso", "Es que mi novi@ se enoja", "No hagan ruido para que mi novia no sepa que estoy con ustedes" etc. etc. Pero ahora la parte difícil ¿Hablar al respecto o no hacerlo?

Estuve en una relación de violencia casi un año, las pocas personas que frecuentábamos como pareja siempre miraban con un dejo de condescendencia y lástima, pero nunca me dijeron nada. Sólo mis dos mejores amigas se atrevieron a hablar del asunto. Una de ellas me dijo directamente: esa relación no está bien, vas a terminar muy lastimada, sal de ahí antes de que todo se ponga peor. Con ella tuve la típica reacción que tiene una víctima de violencia autoengañada, le conté todo a mi pareja, él se molestó, me dijo que no quería que hablara con ella y yo le hice caso y rompí contacto con ella. 

Mi otra amiga fue más sutil, quizá porque también ella ya había pasado por algo parecido y sabía cómo reaccionaría yo en la etapa de abuso en la que me encontraba. Me escuchó, no dijo nada contra él, solamente me habló de las características de las malas relaciones, de la violencia en general, me dio varios artículos con información y me recomendó que leyera "Las mujeres que aman demasiado"... cuando le decía cosas que él hacía y me confundían siempre se mostró neutral, y me instaba a que yo buscara información y llegara sola a conclusiones en vez de darme sus opiniones. La violencia aumentó, como siempre sucede, para entonces yo ya tenía algunas herramientas: había leído el libro, había comenzado a ir a terapia aunque no era muy constante y gracias a eso, cuando el abuso se tornó físico pude terminar la relación, al fin pude terminarla de tajo.

En retrospectiva les agradezco a mis dos amigas haberme apoyado. Con mi primer amiga tuve que hablar y disculparme por lo que pasó, pero se lo agradezco en el alma. Con mi segunda amiga, hasta la fecha le sigo pensando que gracias a ella pude escapar de todo. Hay otras dos personas que también me apoyaron, pero ellas especialmente son las que se atrevieron a hablar del asunto.

Bueno, una vez contada mi historia, se entiende que desde entonces yo sea muy sensible con el tema y note las características de violencia en las relaciones de l@s que me rodean. Pero aún habiendo pasado por todo eso pienso que sigue siendo muy difícil hablar del tema.  En este momento, por ejemplo una jovencita que yo quiero como parte de mi familia tiene un novio que la maltrata psicológicamente, la relación es seria con miras a casarse, sé que si se lo digo directamente ella se molestará así como yo lo hice, por lo que estoy optando por mandarle información del tema por Facebook, subo características de las personas violentas, de las relaciones violentas, etc. y la etiqueto junto con otras personas. Jamás ha dado un like a ninguna de estas publicaciones. Nuestras madres son mejores amigas, mi mamá trató de hablar con ella al respecto (porque las actitudes violentas del novio las tiene delante de sus padres) pero me dijo que al momento de hacerlo no pudo, teme perder la amistad y meterse en problemas. Me dijo que sabe que se debe decir pero ella no lo va a hacer. Por lo que yo tendré que hacerlo, algo que no es divertido pero es necesario.

En nuestra cultura se nos enseña a "no meternos dónde no nos llaman" especialmente en cuestiones de pareja, pero somos incongruentes, ahí andamos dando consejos que nadie nos pidió para cosas superfluas como: a ti te va bien el color azul, deberías comprar ese estilo de falda porque te favorece, etc. Pero para las cosas realmente importantes, como la violencia, ahí si nos quedamos calladit@s y por atrás decimos "Va a sufrir mucho en esa relación"... Difiero totalmente.

Es necesario decirlo, si no hablamos de la violencia que vemos somos parte de ella por omisión.Si bien es cierto que la mayoría de las veces nuestras palabras de alerta sobre la relación violenta van a ser tomadas como: envidia, metichez, falta de educación, etc. Habrá alguna persona a la que si le caiga el veinte cuando deba hacerlo; tod@s tenemos nuestros procesos y hay un momento en qué nos damos cuenta de que eso que estamos viviendo no está bien, que lloramos más de lo que sonreímos y en esos momentos es cuando recordarmos ese consejo bien intencinado de algun@ amig@. 

Si ya decidiste que sí vas a hablar de las situaciones de violencia que ves en tu familiar o amig@ daré algunas recomendaciones.

1) No te vayas contra la pareja violentadora, las relaciones son de de dos y si te vas contra la pareja lo único que lograrás es que la víctima pierda la confianza en ti por miedo a ser juzgada... Así que habla siempre de: Actitudes violentas, tipos de relación abusivas, cuestiones de control... en general pues, sin personalizar.

2) Dale material para que investigue: De otra forma creerá que tú te lo estás inventando todo y juzgando mal.... Hay muchísimos textos en internet sobre las características de la persona controladora, violenta y las relaciones de violencia. Que tu amig@ saque sus propias conclusiones.

3) Permanece cerca: Siempre dile que independientemente de lo que decida tú estarás a su lado, de modo que cuando llegue el momento de irse  (pueden pasar muchos meses) esa persona sepa que cuenta con tu apoyo.

4) Respeta: Que no te den aires de Mesías, si la persona no quiere salir de esa situación está en su derecho, no puedes ayudar a alguien que no quiere. Si ya ofreciste tu ayuda y la persona decidió, ya hiciste tu parte.

Hasta ahora es lo que he aprendido estos dos años desde que hice de la NO VIOLENCIA mi principal causa. Espero le ayude a alguien que aún no se decide a hablar de este doloroso asunto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario