martes, 29 de marzo de 2016

Aprendizaje

Soy una persona que necesita decir lo que piensa o explota. Hace poco olvidé eso y en vez de expresarme abiertamente decidí callarme o esperarme para decirlo porque pensé que era lo mejor. Obviamente no funcionó, lo único que pasó es que mi ira fue creciendo y como no lo hablé ni lo arreglé, exploté. 

No lo manejé bien y la forma en que hice las cosas no fue la correcta. Lo correcto habría sido: hablar del asunto insistentemente y ya que fuera evidente que la otra persona no quería solucionarlo, alejarme con la tranquilidad de haberlo terminado todo de manera más tranquila. Pero no fue así, cuando hablé yo ya estaba molesta con muchas situaciones (que sigo creyendo que eran totalmente justificadas) y lo hice de una manera muy inmadura. 

Aunque después de que sucedió sentí que se me quitó un peso de encima me deprimí, no sé si por los buenos tiempos, o porque tanto estrés acumulado por tantos días hizo su efecto o simplemente porque después de que una situación así culmina es normal deprimirse. Para mi desgracia no puedo dejar el proyecto por el que se inició el problema, así que tendré que estar en él hasta que termine. Hoy comienzan las clases y retomo todos mis asuntos, incluyendo ese. Supongo que es parte de ser adulto.

Con esta situación aprendí muchas cosas que espero no se me olviden nunca:
1) Nunca debo callarme nada, si algo no me parece debo hablarlo desde el principio.
2) Mis amistades y yo somos cercan@s porque tenemos una escala de valores muy similar, si esa escala no es similar no debo forzar las cosas. Hay personas que siempre deberían quedarse en el plano de "conocid@s" sin intimar ya que nuestras escalas de valores difieren y ahí no hay nada qué hacer.
3) Hay un nuevo demonio con el que no bailo: gente que no habla directamente. No bailo ni me interesa bailar, es demasiado estrés para mí, quizá para otras personas no sea problema, pero para mí sí es muy estresante.

Quedan dos meses para finalizar el proyecto y yo estoy con cambios muy drásticos en mi plano personal, sólo espero que el tiempo pase rápido y que mis planes salgan. Principalmente espero en julio estarme mudando. Todo lo desagradable que me pasa siempre me deja enseñanzas, y esta vez, no fue la excepción.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario