domingo, 24 de abril de 2016

Hoy denuncio

No me será posible asistir a la Marcha Nacional contra la violencia a las mujeres, mi aportación será hacer algo que debí haber hecho desde hace años, pero no hice por miedo. Hoy voy a denunciar con nombre santo y seña al hombre que me violentó de todas las maneras posibles hace tres años. Siempre he hablado de todo lo que me hizo, de cómo fui a terapia para superarlo, etc. Pero nunca lo he denunciado, principalmente por miedo a las represalias que él pueda tener contra mí. Sé que pocas personas leen mi blog, pero ha llegado ese momento.

Su nombre es Manuel Berumen Resendes. Su cuenta en Twitter es @trumancapote111, su blog es: Justicia igualdad y democracia en wordpress. Resumiré rápidamente todo: Me aisló de mi familia y amigos, se encargó de cortar esas redes de apoyo, como buen violentador; me denigró intelectualmente para controlarme; estuvo a punto de convencerme de dejar a mi hijo con mis padres; me violentó sexualmente porque se negó a usar condón, a pesar de que yo lo pedí; en un principio le dejé claro que yo no quería más hijos, pero siguió manipulando hasta que le dije que sí, a mí pesar (afortunadamente no pasó) cuando llegué a reclamarle su violencia me amenazaba muy sutilmente diciendo "mañana escribiré un artículo sobre la violencia" (tenía una columna en un periódico y en Twitter miles de seguidores) con eso él me hacía saber que él era el que sabía de ética y no yo y que él es a quién los demás le creerían, no a mí. Una amiga de él (al menos eso fue lo que dijo)  hackeó mis cuentas personales y después él me reclamó una plática personal en mi FB que tuve con una amiga.  Es o solía ser un activista de Derechos Humanos; tuve enfermedades físicas debido al abuso, malestares estomacales principalmente; tuve una crisis nerviosa tres meses después de haberlo dejado; me hizo contarle toda mi vida con detalles para poder tener armas contra mí, mientras mantenía secretos; públicamente era un ciudadano modelo, en casa me violentaba; cada que hacía algo que él no quería me castigaba dejándome de hablar, o diciéndome cosas hirientes; su último castigo fue cuando decidí dejar su departamento, se fue a otra ciudad sin avisarme y me hizo ir a recoger todas las cosas a mí: después por teléfono me dijo que todo era mi culpa, cuando esa decisión la tomó él y ni siquiera me avisó, después del shock inicial pensé que habíamos terminado, pero un violentador no deja a su víctima tan fácil, siguió manipulando y causándome angustia desde lejos. Estuvo todo un día marcándome a mi celular sin parar, como no contesté al día siguiente llegó a mi casa y estuvo tocando por horas la puerta, como no abrí decidió instalarse en mi jardín, cedí y salí, pero él no sabía que mi entrada a terapia en esos días iba a hacer la diferencia. La última vez que nos vimos nos invitó a mí y a mi hijo a a pasar un fin de semana, en un momento se alteró con mi hijo y yo me interpuse entre los dos, se enojó y me dijo: qué cómo se me ocurría pensar que él le haría algo, que jamás le haría algo, dicho eso me dio dos cachetadas, que no me dolieron, pero me humillaron. En ese momento supe que mi vida peligraba, ya que su violencia estaba aumentando y yo no sabía cuando terminaría,  decidí fingir para terminar viva ese fin de semana, fingí amor y tranquilidad. Pero en cuanto subí al camión que me llevaría de regreso recuperé la cordura. Días después lo terminé por email porque por teléfono no habría podido hacerlo, con sus argumentos siempre terminaba convenciéndome, le dije algo a mi madre (no todo, no es fácil decir todo desde el principio) pedí ayuda a los guardias de la colonia privada, les di su foto y mantuve el teléfono de la policía cerca. Sólo entonces dejó de acosarme. Tuvimos que cambiar dos veces los números de teléfono de la casa por miedo a que volviera a acosar. Durante el primer año no pude salir a la calle en paz sin sentirme vigilada y con miedo. Pero con el tiempo lo superé, como si lo anterior no fuer a suficiente hace unos meses volvió a enviarme un email pidiendo verme. No sé cuándo realmente dejará de molestarme.

Ahora él da Terapia en Guadalajara en en VIDA centro psicológico. Da terapia a personas violentadas, aunque él NO es psicólogo, y está muy cercano a la lucha de las mujeres contra la violencia, me parece de lo más hipócrita y peligroso que alguien como él esté haciendo eso y que mujeres y personas le crean. La prueba de que no ha cambiado es que volvió a buscarme. También en un principio en su blog hizo algunas entradas donde aceptaba que había violentando a todas sus parejas sentimentales y pedía perdón a todas las mujeres del mundo, pero las ha  borrado de dicho blog (curiosa y convenientemente). Sin embargo yo tengo capturas de pantalla de sus post y de su Twitter cuando publicó uno de ellos, las pongo abajo como prueba de todo lo que estoy diciendo es cierto.

Éste post es para denunciar quién es realmente él, para que las personas que están cerca de él, especialmente las mujeres tengan cuidado. Es muy inteligente, encantador, sabe jugar su juego, ya están advertidas, espero que lo tomen en cuenta.








2 comentarios:

  1. Parece que ha escrito todo con la certeza de que lo leerías :S

    ResponderEliminar
  2. Sí, pues de hecho lo menciona. Lo curioso es que borró los post cuando se hizo "terapeuta".

    ResponderEliminar