viernes, 1 de abril de 2016

RETO MINIMALISTA DE 60 DÍAS

Tengo diagnosticado TDAH y cosas como: horarios, limpieza de la casa, prioridades y recordatorios pueden ser una pesadilla para mí. Mi mejor amiga me había hablado de algunos retos para hacerse minimalista, hay mucha gente que sigue este estilo de vida por convicción o por estética. Consiste en reducir lo que tenemos y quedarnos nada más con lo útil: ropa, zapatos, emails, papeles, etc. Un buen ejemplo es la decoración minimalista que está tan de moda: Repisas con casi todo a la vista (zapatos, trastes, inclusive la despensa) para seguir esta estética es necesario tener muy pocas cosas y muy ordenadas. Mi amiga me dijo que algo así podía funcionarme y me mandó un reto de 60 días para hacer mi vida más minimalista. Como si no fuera suficiente y para apoyarme decidió hacer el reto conmigo, cuando lo terminemos haremos un post en conjunto para platicar nuestras ideas y experiencias.

Hoy es el tercer día y ya he sacado más de la mitad de mi ropa, más de la mitad de los juguetes de mi hijo y aún no termino. Llevo cuatro bolsas negras tamaño jumbo repletas y aún falta. Es increíble las cosas que podemos llegar a acumular y que no usamos ni pensamos usar y sólo están ahí, acumulando polvo. Debo aceptar que me estoy desesperando, yo quisiera terminar de una vez con todo ya con todas mis cosas, porque todavía me falta ir a checar la ropa de mi hijo. Pero ésto se ha llevado mucho más tiempo de lo que esperaba. 

Además de lo beneficioso que va a ser para mí con mis tendencias caóticas y desordenadas, en este momento estoy pasando por grandes cambios en mi vida. Cambios emocionales y cambios literales. Hacer esta depuración me ayuda mucho en lo psicológico: es el símbolo de que estoy dejando ir cosas en mi vida, que estoy limpiando todo lo que no me sirve y quedándome sólo con lo que es bueno para mí. En la cuestión práctica, planeo mudarme en unos meses y quiero cargar únicamente lo necesario a mi nuevo domicilio. 

Aclaro que aunque sí planeo volverme minimalista: 30 piezas de ropa, únicamente los utencilios de cocina necesarios, sólo los cubiertos para dos personas, etc. no seguiré la estética. Es decir, reduciré mi vida y cosas lo más que se pueda, pero la estética que a mí me gusta es el shabbychic, así que combinaré ambas cosas, por ejemplo: habrá pocos trastes muy pocos vasos y cubiertos, únicamente los necesarios y bien podrían mostrarse (como la estética minimalista lo hace) pero en mi caso planeo ponerlos dentro de un estante rosita bien mono.

Este post, es pues, una introducción al gran reto y al texto final que haré con mi amiga en el que hablaremos de nuestros sentimientos al deshacernos de cosas, del tiempo que duramos limpiando, de cuánto nos costó, etc.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario