martes, 12 de julio de 2016

Yo, amargosa (y me vale verga)

El día que acepté mi amargura, irónicamente, fui feliz. He llevado terapia con psicólogos profesionales y sé que es importante ser positiva hasta cierto punto: si he estudiado para un examen puedo tranquilizarme y ser positiva en vez de ser un manojo de nervios porque sé que estudié, por ejemplo; si en mi universidad me retrasaron la entrega de mi título otro año más puedo ir a patear una puerta o puedo ser positiva y decir como Carmencita "Ni pedo, la vida sigue" y ver qué puedo hacer (cualquier parecido con la realidad, mera coincidencia). Pero como en casi todas las cosas en esta vida siempre hay un límite y los extremos no son buenos.

Llegó un momento en que el pensamiento positivo me empezó a molestar, lo veía hasta en la pinche sopa: stickers, frases en FB, anuncios que me decían "sonríe todo estará bien" "todo depende del cristal con que se mire" "decreta y lo tendrás" y demás mamadas. Y pues la neta, aún con la terapia que llevé, aún habiendo aprendido a controlar hasta cierto punto mis emociones y ser más racional que antes, estas cosas de plano me parecían totalmente fuera de lugar.

Sí, definitivamente estando más positiva podré ver más opciones que si estoy emputada o estresada, pero de ahí hay un gran trecho a: "todo lo que te pasa es por algo" "todo estará tan mal o bien como tú lo veas" "todo acontecimiento es una oportunidad que el universo te está dando", etc. Además en ese tipo de pensamiento si algo no te sale bien tienen dos explicaciones: o es una prueba del universo para ser mejor persona o tú no te esforzaste lo suficiente... Y no, me rehúso a algo tan simplista, a veces la vida vale madres y no tengo la culpa de eso. A veces se hace todo correctamente, se pone todo el esfuerzo y empeño y no por eso me volveré rica, si el mundo fuera así de justo: esfuerzo=éxito, bondad=justicia, amabilidad=amor, viviríamos en una utopía, pero la verdad es que no. Puedes ser la persona más buena y trabajadora y tus esfuerzos no serán bien recompensados, puedes ser un cabrón hijo de la chingada y llegarás a ser presidente (cof cof).

Como si todavía no fuera suficiente que el pensamiento positivo ande en todas partes, además las personas que no lo creemos o seguimos somos consideradas de lo peor: amargosas, no quieren crecer, retrógradas, etc. ¡Es neta! Está mal visto ser la persona que señala una posibilidad negativa en un proyecto "Eso podría no funcionar por tales razones" "No creo que sonreír me saque del apuro en el que me encuentro"... ¡Uta! Te echas a tus tí@s y a la mitad de tus conocid@s encima.

Otra cuestión muy importante aquí y que poc@s consideran es que si te fuerzas a ver SÓLO lo positivo comienzas a rechazar lo que no lo es, es decir, la vida misma. Lo siento mucho, Santa no existe y sí, en la vida de tod@s hay cosas negativas, se llama realidad. Parte de la salud emocional es aceptar tus sentimientos, de todo tipo: ira, tristeza, indignación, molestia, etc. Cuando se quiere a huevo conservar sólo las emociones positivas se convierte en negación y negando no se avanza a ningún lado.

¿Qué se puede aprender de la vida si estamos negando y bloqueando lo negativo? Está a toda madre eso de hacerte pendej@, todo está bien, fue una prueba, la vida sonríe ¡Wiii vamos a buscar mi arcoiris feliz! O peor aún, tener problemas con alguien e ignorarlo porque "todo es bello" llámese pareja, amig@s, familia, etc... Wey, si existen esos sentimientos es porque hay algo que los provocó y lo sano sería ir a tratarlos con alguien profesional, ver de dónde provienen, aprender a encausarlos, no ignorarlos y bloquearlos con una sonrisa y un frappé ¡Qué pinche miedo! y he visto casos directamente.

Qué pensamiento tan peligroso si te encuentras en un trabajo dónde abusan de ti o en una mala relación  y en vez de aceptar que algo está mal, en vez de llegar al punto racional en el que se puede decir: "Mi relación no está bien, me está acabando" "Este trabajo me quita más de lo que me da" se niega, se bloquea y la persona se pone en modo rosita: hay que sonreír y saltar.... A mí me pasó pensar así: "Mi pareja no me deja vestirme como yo quiero, se pone agresivo cuando doy mi opinión, se enoja cuando hablo con mis amistades, pero es la persona a la que más he amado en mi vida ¡Wiii viva el amor y la vida es bella!" Miedo mil.

Pero de tanto pensar decidí que no caeré, una vez más me rehúso a vivir en un mundito rosita ficticio, en pensar bien de tod@s; me rehúso a no quejarme cuando un culer@ me chinga el día, etc. Y además, lucky me: la gente que más admiro por inteligente y mis amig@s más cercan@s piensan igual, así que aguantar a la positiva compañera de trabajo o al jefe entusiasta que comienza con un "todo saldrá bien" cada día, se vuelve soportable.

Hay algo más que me faltó agregar y es esa idea totalitaria de que tú decides cómo te sientes y cómo reaccionas con las actitudes de los demás. Una vez más me parece que es verdad hasta cierto punto: si una señora me empuja a propósito en el camión puedo A) Ignorarla y alejarme B) Empujarla yo también y comenzar una pelea. Yo decido cómo reaccionar en ese caso, pero no siempre. Hay personas muy cercanas: familiares, pareja, amig@s que hacen cosas constantemente que nos causan ira, tristeza, culpa y no siempre aplica la simplista y positiva frase "Tú decides cómo reaccionar". 

A mí me parece que hay gente con la que somos mejores personas, es más fácil que salga lo mejor de nosotros cuando estamos a su lado, crecemos en todos los aspectos. Por otro lado también hay gente que tiene la capacidad de arrastrarnos a oscuros infierno y un terapeuta profesional y honesto no creo que diga: "tú decides cómo reaccionar". Más bien diría: "Aléjate lo más que sea posible". Y aplica para relaciones sentimentales demasiado erosionadas, familiares abusiv@s, "amistades" que sólo te causan problemas, etc. 

Una vez más me parece una idea peligrosa es de "tú decides cómo reaccionas". Siento que en el fondo es algo así como: "aguanta vara, respira profundo, cuenta hasta diez y sonríe. Si te molestas, entristeces, es tu culpa, la otra persona que te está jodiendo no tiene la culpa de nada" ¬¬

No hay comentarios.:

Publicar un comentario