jueves, 17 de noviembre de 2016

VENGANZA

Si tuviera que describir el año con una palabra sería VENGANZA. Ya que es la palabra que más ha rondado por mi mente. A principio de año fue con el Evento Lolita que tuve la desgracia de organizar. Me dieron muchas ganas de vengarme, sobre todo cuando una de las ex amigas empezó a poner su cara de "mártir" en las redes. Hasta la fecha tengo guardados todos los screenshots en los que por ejemplo: renuncia al proyecto, en los que habla mal de las invitadas, en los que dice una cosa y luego otra, etc. Y me dieron ganas de hacerlos públicos, para que dejara de decir su versión mentirosa en las redes, de hecho cuando me eliminó como administradora de una página creada por mí la amenacé públicamente con postearlos en la red. Pero sólo fue un momento de coraje, tanto drama me estaba dañando y decidí dejarlo ahí. No he borrado los screenshots, algo me dice que debo mantenerlos guardados como pruebas, pero tampoco los hice públicos. Decidí pasarlo por alto. A las otras 2 grandes manipuladoras simplemente las eliminé y bloqueé de todas partes, cada quién sus karmas. Meses después por fin el asunto quedó en el olvido y me alegro de no haberme vengando, no habría sido mejor que ellas.

En mi Universidad me están retrasando mi título "por asuntos internos". Llevan dos años sin expedir títulos, pero durante ese tiempo no han cerrado la Universidad, no Sr. Siguen dando clases y cobrando la millonada que cobran y también me dieron ganas de vengarme. Una demanda catastrófica, que tuvieran que cerrar la Universidad a medio Curso, regresar a todos los alumnos a sus casas y regresar colegiaturas que no se completaron. Pero mis fantasías vengativas quedaron reducidas cuando me contacté con los demás estudiantes que no han recibido su título y constaté que nadie quería demandar, que tod@s estaban dispuestos a seguir esperando como borregos su título. ¡Menuda gentecita!

Y finalmente, después de todo lo que he hablado sobre mi jefe ególatra, estúpido, injusto, abusivo, etc. He llegado a la cúspide del tema VENGANZA de este año. Por la información a la que tengo acceso podría vengarme con consecuecias legales funestas para él. Es la venganza perfecta. Nunca antes me había sentido así. En el Evento Lolita no planifiqué nada contra ellas, simplemente me estuvieron haciendo chingadera, tras chingadera y reaccioné diciéndoles públicamente lo que pensaba y guardando los screenshots, pero no fue algo planeado, fue instantáneo. En este caso no, en este caso con alevosía y ventaja me puse a planear mi venganza. Aunque no la consumé.por lo que narro a continuación.

Llegué a terapia después de un día pesado, en el que mi jefe estuvo diciéndole a cuánta persona llegaba, con estas palabras, que yo era pésima, que era tonta, que tenía problemas mentales y era una estúpida (a raíz de que un día le di argumentos racionales y no pudo contestarlos). Tiene una voz increíblemente sonora y además creo que gritaba más a propósito. Al principio lo ignoré, pero para la cuarta persona a la que se le dijo ya estaba ganándose unas merecidas patadas en los huevos. No lo toleré más y me fui media hora antes, si me hubiera quedado más probablemente sí habría terminado en golpes.

Llegué a mi Terapia hecha una furia, golpeé, pateé, grité y lloré, pero no me sentía tranquila, como en otras ocasiones en las que he ido a trabajar mi ira. Me sentía todavía con un gran peso, entonces me di cuenta de algo, no me había liberado porque aún estaba planeando mi venganza. No quise dejarlo ir. Todas mis compañeras contaron sus experiencias con el odio y la venganza y cómo habían logrado superarlo. Me ayudó mucho saber que no era la única que lo había sentido, pero aún no estaba dispuesta a soltarlo. El regreso a mi casa fue una odisea, llovió, el camión no pasaba, finalmente una amiga me pidió un Uber, en cuanto llegué a mi casa me dormí, pero el sueño no fue reparador, al contrario: tuve pesadillas y me desperté con un fuerte dolor de cuello. Aún así, me puse a buscar en internet los datos y personas que necesitaba para ejecutar mi venganza y los encontré, pero en ese momento me di cuenta de que ya no era yo, ya había caído demasiado bajo.

Una cosa es reaccionar con ira a las chingaderas que me hacen, como lo del Evento, y otra muy diferente estar buscando y planeando paso por paso una venganza, y no cualquier venganza, una catastrófica, inclusive para terceras personas. Decidí no ir a trabajar, avisé que estaba enferma, lo hice porque me sentí muy vulnerable, si hoy veía a mi jefe y empezaba con sus mamadas seguramente no me lo pensaría y pondría mi plan en acción, y no quería eso: principalmente porque esa venganza no me iba a dar paz, sólo me iba a convertir en una persona igual o peor que mi jefe, en segundo lugar porque iba afectar a terceras personas.

Después de mucho llorar, meditar, y platicar con amig@s durante toda la mañana he tomado la decisión de renunciar. No voy a meter demanda de acoso laboral, aunque evidentemente lo he sufrido, ni me voy a ir a Conciliación y Arbitraje. Lo dejaré pasar, cerraré la herida y seguiré con mi vida. Que no recibirá su merecido, es cierto. Que no es justo, es cierto. Que esa gente se sale con la suya porque no les damos a beber de su propio chocolate, es cierto. Pero también es cierto que el costo a pagar: resentimiento, remordimiento y pérdida de mis principios, es demasiado alto y no estoy dispuesta a pagarlo. Puede más mi propio bienestar que el sufrimiento que pudiera causarle.

Mañana renunciaré, supongo que me quedaré una semana más a arreglar los pendientes, la próxima semana iré a terapia con una gran batalla ganada.

2 comentarios:

  1. Creo quenunca he podido "vengarme" de nadie por lo mismo, requeire muuuchas energías poder llevar a cabo esas fantasías, planear y ain :( mejor utilizarlas para sanar, para buscar opciones. Solo me queda cruzar los dedos por que alguna vez les toque sufrir lo que ellos han provocado, por que no entiendo de que otra manera pudieran parar si no es pasando por las mismas injusticias que ellos provocan.

    ResponderEliminar
  2. Y si fuera liberador (como lo es trabajarlo y sanarlo) sin duda invertiría tiempo y esfuerzo en la venganza, pero al menos para mí no lo es: es sólo enojo, ira, odio... Prefiero, tal y como dices, usar esa energía en sanar y olvidar. Y es lo que estoy haciendo, luego te cuento. Gracias por leer y comentar.

    ResponderEliminar