sábado, 10 de marzo de 2018

Apuntes sobre "La revolución proletaria y el renegado Kautsky"

Lo primero que me llamó la atención fue la fecha del folleto de Kautsky, 1918. Apenas un año después de la Revolución Rusa. Me llamó la atención porque esa actitud de "suavizar" las ideas marxistas para tener contenta a la burguesía, de evitar a toda costa una revolución violenta, de tergiversar o descontextualizar las frases de Marx NO ES NUEVA. L@s revisionistas, reformistas anti revolucionarios siempre han estado y seguirán presentes.
Me encantó la clara diferencia que se hace entre democracia burguesa y democracia proletaria. El subrayar que toda esa "democracia pura", "igualdad", "derechos humanos", "libertad", que tanto proclaman los liberales no existe para todos, sólo para la clase dominante. "No hay ningún Estado, ni siquiera el más democrático, cuya constitución no presente algún resquicio o salvedad que permita a la burguesía lanzar las tropas contra los obreros, declarar el estado de guerra, etc. "en caso de alteración del orden" y, en realidad, en caso de que la clase explotada "altere" su situación de esclava e intente hacer algo que no sea propio de los esclavos".
En este momento de tantas causas, todas queriendo generalizar sus intereses particulares y que claman por sus propias reivindicaciones, las preguntas que el texto señala una y otra vez son más importantes que nunca: ¿Para qué clase? Ese cambio que se propone es ¿sin clases? o ¿al margen de las clases? Las respuestas qué se obtienen desenmascaran las verdaderas intenciones de todas esas "bien intencionadas" ideologías.
Para todas esas ideas reformistas que hablan de un cambio desde dentro de las instituciones del Estado, una humanización del Capitalismo el siguiente fragmento es básico: "El explotador no puede ser igual al explotado... No puede haber igualdad real, efectiva, mientras no se haya hecho totalmente imposible la explotación de una clase por otra".
El por qué es necesaria la dictadura del proletariado queda ampliamente explicado en las siguientes páginas: porque aunque expropiar es más rápido que desalojar  los explotadores  continúan con dinero, poder, influencia, contactos, experiencia militar, etc. "Nunca se someten los explotadores a la voluntad de la mayoría de los explotados sin haber puesto antes a prueba su ventaja en una desesperada "batalla final", en una serie de batallas".
Efectivamente, en una dictadura del proletariado se suprimirá con violencia a los explotadores, a los que, hasta entonces fueron la clase dominante. Por lo tanto sí se pisoteará la "democracia pura" esa democracia que habla de supuesta igualdad para todos cuando la verdadera democracia sólo beneficia a la clase dominante.
Impresionante es que la misma idea que está detrás de todos los reformistas de ahora, de tod@s esas que se autodenominan de izquierda sea la misma que la de Kautsky: "Luchad, pero no os atreváis a vencer! ¡No destruyáis la máquina estatal de la burguesía, no sustituyáis la "organización estatal" burguesa con la "organización estatal" proletaria".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario